close
Leemos y escuchamos todos tus mensajes
whatsapp-icon (11) 2296-9000

Estas Leyendo

  • Se recibió de abogado a los 80 años en la Universidad de La Matanza

    send

Otras Lecturas

27-06-2017

Se recibió de abogado a los 80 años en la Universidad de La Matanza

Las autoridades de esa entidad académica le entregaron a Román Carballo el título tras una década de estudios y recibió una conmovedora ovación del público que asistió al acto.

Román Carballo es uno de los egresados de la Universidad de La Matanza que recibió su diploma en el acto de colación que se realizó el pasado 20 de abril. Hasta ahí, no se trata de algo que amerite ser contado como una noticia. Aunque en realidad, se trata de un hombre que se graduó a los 80 años. Por esa condición lo de Román es contado como una hazaña en una época donde el valor del esfuerzo pareciera verse desprestigiado. Pocas veces en la historia de esa casa de estudios fundada en 1989 se escuchó una ovación semejante. Es que cuando Román fue convocado al estrado, todo el público allí presente estalló en un aplauso sostenido que pareció eterno. Un abrazo al alma de este flamante abogado, que anoche visitó los estudios de Primer Plano para contar sus sensaciones tras casi una década de estudio al que se dedicó luego de jubilarse luego de trabajar desde los 22 años en compañías de seguros especializado en accidentes de trabajo. Tiene dos hijos, Leticia y Adrián, que son su familia más próxima desde la muerte de Hilda, su esposa, luego de 52 años de matrimonio. “Fue una experiencia rejuvenecedora, ya que el trato con jóvenes es revitalizante. He conocido a chicos muy capaces, muy inteligentes. Muchos de ellos fueron para mí ejemplos de inteligencia, capacidad y esfuerzo. Si bien entonces no tenía la sensación de que pudieran considerarme un ejemplo, sí me lo han demostrado ahora”. “Estoy dispuesto a ejercer la profesión pero no desde el ángulo del litigante. Me veo más en asesoramiento o en consultoría, pero no tanto en litigios. Pero tendré que iniciar el camino para poder transitarlo. Sin buenos comienzos no hay buenos finales”.


mode_edit