Las mascotas hacen niños más responsables

Cuando hay mascotas en casa con niños pequeños, siempre habrá en los padres el temor a las reacciones violentas del animal.
Sin embargo, está comprobado que los niños que se crían en compañía de animales suelen ser menos propensos a presentar cuadros de ansiedad, y además asumen el concepto de responsabilidad de manera más fácil.
Un estudio realizado por la Universidad de Oklahoma analizó a 643 niños para mostrar las diferencias notorias que se pueden ver entre los niños que tienen alguna mascota y los que no.
Beneficios
Los perros y los gatos suelen ser de los más comunes a la hora de pensar en llevar un animal a la casa. Esto se debe a que tienen la capacidad de volverse importantes en la vida de los que conviven con alguno de ellos, ya que su presencia en la casa está relacionada con beneficios para la salud, principalmente la mental. Sin embargo, las mascotas en general tienen una gran habilidad de cumplir el papel de compañía para las personas.
A través de dos estudios sobre el vínculo animal con los niños realizado por la Fundación Affinity, los expertos llegaron a la conclusión que el tener una mascota hace a los niños responsables, ya que sienten la necesidad de encargarse de alimentarlos, darles agua, bañarlos, y cuando son mayores van asumiendo otro tipo de responsabilidades como sacarlos a pasear e incluso preocuparse por su salud.
Por su parte, la veterinaria Helena Vergara indicó que la convivencia mascotas-niños genera en los menores una mejoría de sus relaciones sociales.
“Cuando un niño tiene un animal con el que juega, este crece con mejores relaciones interpersonales y es más seguro de sí mismo”, puntualizó la veterinaria.
El estudio de la misma Fundación encontró que el 50% de los niños asocia al perro o el gato con un “compañero de actividades y juegos”. Incluso, el sondeo arroja que 8 de cada 10 niños de entre 9 y 12 años indicaron que prefieren jugar con su mascota antes que con videojuegos, porque ven una respuesta inmediata de su compañero de juego.
A su vez, la psicóloga Nuris Lugo explicó que aunque es positiva la relación entre ambos, se deben tener ciertos cuidados.
“Los niños desarrollan vínculos afectivos con las mascotas, pero se debe tener en cuenta que estos no desplacen los lazos afectivos con los miembros de la familia”.
Además, añadió que es trabajo de los familiares suplir los vacíos afectivos de los niños.
Los perros como mascotas
Durante mucho tiempo se ha considerado a los canes como los mejores amigos del hombre, y aunque repetimos una y otra vez esta frase, muy pocos saben los beneficios que generan estas mascotas.
“Existe una relación de mutualismo entre ambos. Los científicos han comprobado que cuando se juntan, liberan oxitocina, conocida como la hormona del amor”, explicó Vergara.
Además, está comprobado científicamente la fidelidad que expresan ambos en independientes circunstancias.
Dentro de los beneficios que los canes ofrecen a los niños está la mejora del estado físico desde temprana edad, ya que estos animales tiene un gran porcentaje de energía que necesitan liberar, de esta manera, se vuelve primordial correr, pasear y realizar juegos diarios, lo que hará que los niños que estén a su alrededor se mantengan activos.
Según un estudio publicado en el American Journal of Public Health, los niños con perros pasaron más tiempo haciendo actividades físicas moderadas o vigorosas que los niños que no tenían uno.
Teniendo en cuenta otros aspectos, recientemente el Instituto de Estudios Psicológicos informó que están trabajando con perros de terapia, que se incorporan en los tratamientos terapéuticos potenciando sus efectos psicoeducativos, ya que la compañía de esta mascota en particular, estimula habilidades comunicativas para conectarse con el mundo exterior y así se rompe el aislamiento de niños con Trastornos del Espectro Autista.

Fuente: DANIELA ELJACH - http://www.elheraldo.co/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *