Una tubería flotante para limpiar todo el plástico del océano

El mes pasado, la fundación Ocean Cleanup lanzó el primer sistema de limpieza de océanos del mundo en San Francisco para enfrentar el famoso “Gran Parche de Basura del Pacífico”, una pila gigante de basura entre San Francisco y Hawai cuyo tamaño es el doble del de Texas. Esta es la pila más grande de cinco que hay en los océanos del planeta.
Este tubo, que tiene la forma de una U, cuenta con una red de 3 metros de profundidad para atrapar el plástico bajo la superficie del agua. Un bote regresará al punto cada par de meses para remover los escombros —como un camión de basura en el océano— y regresará a la costa. El objetivo es reciclar el plástico y crear nuevos productos.
Con cerca de 150 millones de toneladas de plástico en los océanos del mundo —y se espera que ese número se triplique la próxima década— este tipo de desechos de basura tienen implicaciones reales para el cambio climático, la seguridad de la vida marina e industrias como la pesca y el turismo. También puede afectar nuestra salud si el plástico termina en la comida que consumimos.
La basura se acumula en el medio de la tubería en forma de U hasta que un bote de basura venga a recogerla.
El dispositivo tiene un contenedor que se comunica con la sede de la compañía en Países Bajos y otros botes que comparten su ubicación. Está controlado remotamente y tiene dos cámaras ubicadas en el centro.
El grupo espera que la tubería recoja 50 toneladas de basura para abril de 2019 y limpie el 90% del plástico en los océanos del mundo para 2040.
Pero algunos expertos se preguntan cuánto impacto real puede tener un sistema como este en los océanos. El proyecto también enfrenta críticas por su inhabilidad en capturar pequeñas piezas de escombros y la posibilidad de que algunas especies marinas queden atrapadas en su red. Algunos críticos también están preocupados porque el dispositivo se pueda romper debido a mal funcionamiento o a tormentas, y cree incluso más basura en los océanos.
Even Schwartz, el director del programa de manejo de escombros marinos en la Comisión Costera de California, dijo que su preocupación central es que el porcentaje de plástico que flota y que podría recolectarse de esta manera es demasiado pequeño para hacer una diferencia. Él cree que enfocarse en la reducción de basura con los esfuerzos en tierra será más efectivo.
Puede que esta iniciativa no sea el único esfuerzo, pero Slat, del proyecto Cleanup, cree que su tubería hará una gran diferencia.
“Antes la gente decía, ‘bueno, no hay manera de limpiar esto. Lo mejor que podemos hacer es no empeorarlo’”, dijo Slat. “Pero para mí ese es un mensaje muy poco inspirador. Todos queremos que el futuro sea mejor que el presente, y eso es lo que esperamos lograr “.

Fuente: www.cnnchile.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *