5 de junio: Día Mundial del Medio Ambiente

Hay días internacionales que deberíamos retirar del calendario.
El medio ambiente es demasiado importante para dejarlo en manos de los políticos. Por eso debemos ser nosotros, los ciudadanos, la gran infantería social de este país, quienes le demos a este tema la relevancia que se merece con nuestra participación activa. Una participación que solo será transformadora si es constante, colectiva y sincera.
El problema es que seguimos siendo demasiado pocos los que hemos asumido ese compromiso, de ahí que entre los objetivos que debemos plantearnos esté el de llegar al resto. La semana pasada confesaba aquí lo cansinos que podemos llegar a ser quienes promovemos la necesidad de defender la naturaleza y el medio ambiente, pero es que estamos plenamente convencidos de que es algo bueno para todos. Por eso no me acaba de convencer la idea (sin duda bienintencionada) de concentrar los esfuerzos en un día al año.
La ecología, como el amor, la amistad y el respeto al otro, debe practicarse cada día. No me sirve de nada que este domingo te vayas a plantar árboles con los del trabajo o que participes en una bicicletada popular. Prefería verte cada día cogiendo la bici o el metro para ir al curro, preguntándole al tendero de dónde son esas cerezas antes de comprárselas, apoyando a los que defienden las energías renovables o a esa marca que está apostando por el medio ambiente.
Preferiría verte colocar dispositivos de ahorro de agua en casa, sustituir las viejas bombillas por lámparas LED o comprando papel reciclado. Preferiría que me dijeras que te has hecho socio de ese grupo ecologista al que tanto admiras, que has pensado en colocar cajas nido y comederos en la terraza o que este año en lugar de flores de temporada vas a poner en el balcón plantas autóctonas, que se adaptan mejor a nuestro clima y duran más.
Preferiría que además de al futbol y al cine llevaras a los chavales al campo y les explicaras la suerte, la enorme fortuna que tenemos de vivir en un país como éste, con una naturaleza tan espectacular y que lleva tanto tiempo esperándote. Preferiría que el próximo día 26 pasaras a la acción votando diferente en lugar de asistir a la degradación del planeta lamentando la mediocridad de esos dirigentes a los que votas siempre.
Comprométete con el tiempo que nos toca vivir, abandona tu zona de confort y actúa en lugar de lamentarte. Haz que cada día sea tu día mundial del medio ambiente.

Fuente: José Luis Gallego - http://www.eldiario.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.