Mientras más coloridas son las especies, menos propensas son a extinguirse

Un plumaje elegante de pavo real, las alas coloradas de mariposas u otros accesorios de los animales sirven no solo para atraer a la hembra o asustar a los depredadores. La gran diversidad de colores entre los representantes de una especie disminuye su riesgo de extinción, según los resultados del estudio publicado en la revista Biology Letters. Esta regla funciona tanto para insectos, como para los vertebrados.
El color del animal afecta visiblemente a su vida, incluso a la percepción por los individuos del sexo opuesto, la visibilidad en el hábitat y mucho más. Los animales de diferentes colores eligen variadas estrategias ambientales, y sus necesidades también pueden variar.
Si el conjunto de nichos ecológicos aceptables de una especie es bastante amplio, teóricamente su resistencia a la extinción es mucho mayor. Científicos confirmaron esa hipótesis en relación con las aves. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro si se aplica el mismo principio a otras especies.
Suzuki Noriyuki de la Universidad de Kochi y Yuma Takahashi de la Universidad de Tiba recopilaron unos datos sobre 93 especies de caballitos del diablo (principalmente de los géneros Ischnura , Coenagrion y Enallagma ), 83 especies de mariposas Colias y 487 especies de animales vertebrados, incluidos 71 especies de peces, 73 especies de anfibios, 156 especies de reptiles, 145 especies de aves y 155 especies de mamíferos.
Durante su estudio los biólogos tomaron en cuenta la presencia o ausencia de diferentes tipos de color para cada especie, el rango de condiciones climáticas en las que vive un animal, el tamaño de la población y la tendencia en la cantidad de individuos (ascendente, descendente o estable).
Para los vertebrados, también se observó si son de sangre caliente o de sangre fría, ponen huevos o desovan, o dan a luz a crías vivas. Para las mariposas, se registró su envergadura, ya que en estudios anteriores se demostró que este parámetro influye en la probabilidad de extinción de la especie en los insectos.
Tras analizar los datos, los científicos japoneses descubrieron que las especies en las que se observa gran cantidad de colores generalmente viven en áreas más amplias y tienen un menor riesgo de extinción, a juzgar por el hábitat donde se encuentran y por el cambio actual de su población. La hipótesis fue cierta no solo para los vertebrados, sino también para los caballitos del diablo y mariposas. Los resultados sugieren que la variedad de opciones de color permite que los animales utilicen mejor los recursos disponibles y, por lo tanto, resistan mejor a los factores desfavorables.
El color del animal está determinado por muchos genes, y cada de ellos puede controlar varios procesos en un organismo. Por ejemplo, los labradores con lana de color chocolate viven menos que otros.

Fuente: Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.