Si estás pensando en comprar una mascota, pensá en ADOPTAR

Adoptar una mascota, además de ser un gran acto de amor, salvará a un ser vivo lleno de cariño, del hambre y del frío. Las calles se encuentran superpobladas de animales que nacieron en las calles o fueron abandonados por su familia.
Los animales son mucho más que su apariencia, son seres incondicionales que sienten, y una mascota callejera estará agradecida de por vida con quien la haya rescatado.
Muchos de los animales que hoy se encuentran en las calles alguna vez tuvieron dueño y fueron abandonados, por lo que ya sabrán muchas normas de convivencia con los seres humanos. Y aquellos que nunca hayan tenido una familia humana antes se adaptarán rápido, porque entienden que están recibiendo una enorme oportunidad de no volver a sentirse solos y tristes.
Considerando aspectos básicos como el tamaño de la vivienda y la cantidad de atención que se le puede ofrecer al animal, la elección no será difícil y jamás te arrepentirás de ello, porque lo único que un gato o un perro callejero necesita, además de alimento, agua y vacunas, es una familia que le de afecto, y sabrá devolverlo a todos sus integrantes.
Por otro lado, comprar un animal es avalar un negocio que lucra con ellos como si fueran objetos, sin cuidarlos como corresponde, una industria que debería desaparecer.
El agradecimiento de tu mascota rescatada de las calles vas a sentirlo todos los días, porque ella ya te ama desde la primera vez que se vieron.

Fuente: ProyectoGeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.